viernes, 30 de julio de 2010

TE DOY MI CORAZÓN, QUIERO SER TU AMANTE



Siempre a obscuras
Y sin amante alguno;
Me siento selena y obscura
Pensando que alguien ilumine
Y que el astro rey me meliorice
Y siempre me envíe calor y vida.
Bendito el día que nos conocimos,
Has venido al camino luminoso,
He encontrado la perla del invierno:
Todo amor desinteresado,
Fraguado en el horno
Del amor imperecedero
Que crece a pesar de las dificultades,
Que crece aún ante el desapego
Y que se estimula ante tanto egoísmo
Y de gentes tan variopintas
Y tan sin apego.
Luchemos por este amor
Que sí sabes dar y completar.
Alcemos la cabeza por algo
Que bien se está haciendo,
Que te llegue todo el cariño.
Todo el amor, la compresión
Que crees perdiste en algún momento.
Alza el alma en tu perfil humano:
¡Te llama la vida, vida!.
Olvida ciertos momentos
Y vive tu presente
Que más amas, más entregas.
Tú, tu ser querido te tiende
La tierna mano, porque la vida
Tiene pleno sentido.
La vida se vive día a día,
Agradeciendo todo lo que te ha dado:
Sé fiel a la vida y llenarás
De amor cada instante;
Siente el orgullo de vivir
Y demos gracias a Dios
De habernos conocido:
Todo sea en una buena
Proyección de nuestras personas.
Seamos, sobre todo, nosotros mismos,
Es lo que hace grande a la persona,
Busquemos nuestro amor,
Démonos amor y entrega.
No añoremos lo negativo
Y hagamos un encuentro con abrazo
Para siempre jamás.


11 comentarios:

  1. No tengo que buscar mi amor
    Yo nunca lo he perdido,
    Lo encontré cuando te conocí,
    Estando tú conmigo
    Siempre ha estado a mi lado,
    Nunca se ha ido.

    Estoy viviendo el día a día
    A tu lado, hace mucho años,
    Aunque no lo parezca,
    Soy un poco arisca,
    Poco besucona,
    Pero mi corazón rebosa
    Amor por tu persona.

    Siempre te he querido,
    Antes de conocerte
    Ya te presentía,
    Aunque no te conocía
    Sabía que vendrías,
    Por eso te esperaba,
    Por eso deje a otra persona
    Para estar libre cuando
    tú llegaras.

    No sé si te he hecho feliz,
    Lo he intentado,
    Lo seguiré intentando,
    No sé si soy una amante perfecta,
    O una amiga o una esposa,
    Pero de lo que estoy segura
    Es de que te quiero,
    De que te querré siempre,
    Y te seguiré queriendo
    Siempre aunque no lo creas
    TE QUIERO.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonita entrada y todavía más bonita la respuesta.

    Me encanta ver que os escribiís mutuamente. A medida que pasan los días, voy descubriendo (y me quedo boquiabierta) que mucha gente escribe poemas de amor a personas imaginarias, cuando comparten su vida con alguien que tiene nombre y apellidos. Es como mantener dos vidas paralelas, el sueño y la cruel realidad. En vosotros, afortunadamente no ocurre, os queréis, tenéis una vida en común y, tal como díces, la vida se construye día a día.

    Enhorabuena a los dos por haber sabido mantener esa llama y por cultivar ese sentimiento mutuo.

    Sois un ejemplo a seguir.

    Besitos......Leonorcita

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, hace años tuve una mala experiencia y me regalaron un libro que me ayudó mucho: vitaminas para el corazón. Tu forma de escribir me recuerda mucho esos poemas: es positiva, refrescante y animosa. Ya te voy conociendo un poco y me encanta ese lema que siempre incluyes en todo: vive con calidad, cuida tu cuerpo y tu corazón. Me gusta muchísimo el mensaje que siempre entreveo en todo lo que escribes.

    Besitos......Leonorcita

    ResponderEliminar
  4. Yo no creo en el amor que en tu poesía predicas.
    Pero eso no significa que tu lo puedas sentir.
    Solo te quiero decir que el amor siempre caduca.
    Prefiero sobrevivir amandome primero a mi.
    Quizá de esa manera aprenda a querer así.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. He respondido a tu comentario en mi desván.
    Buen fin de semana!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Yo no predico amor alguno. Todo lo que escribo lo suelo pasar por el cedazo tupido de las cosas. Dibujo por las pendientes y las laderas de lo que pueda ser el amor. Pero malo, cuando se está diciendo que no se cree en el amor, sino empezando por uno mismo. El amor es dimensión y si no te expansionas, estás muerto. Cada uno es libre de coger la piedra cristalina, limpia, brillante o conformarse con la larvada de los arroyos. ¿Qué sabe nadie lo que uno puede o no sentir? No prejuzguemos. El amor es el bing bang, pero hay que detenerlo, reflexionarlo. El verdadero amor nunca tuvo término en el amar y dar.
    Te dedico estos versículos más o menos rimados:

    El amor es un fuego escondido,
    Es una agradable llaga,
    Es un sabroso veneno,
    Es una dulce amargura,
    Es una deleitable dolencia,
    Es un alegre lamento,
    Es una dulce y fiera herida,
    Es una blanda muerte
    Es lo que queremos que sea.
    Es árbol que no pierde jamás su verdor.
    Es vergel donde contemplamos la multiflora.
    Es un tesoro de hacendado oro,
    Es subida y bajada coger lo que se ama.
    Es el amor puerto, atraque de confianza.
    Descubrimos el amor,
    Cuando vemos sufrir lo que bien se quiere;
    Amor, un hombre, una mujer ésta tiene,
    Por fin, la necesidad y el derecho.
    El amor no es una margarita de echar
    Y tirar: requiere entendimientos
    Sutiles; anda desnudo, cual Eros,
    Y pide sujetos con miras elevadas.
    Nuestros clásicos hablaban
    Y escribían que “amor más allá
    De la muerte”.
    El amor es un deseo de belleza,
    Y, si esto, deseo de belleza,
    Cual fuese la belleza que se amare,
    Tal será el amor con que se ama.
    El amor puede nacer del recuerdo,
    Vive en la inteligencia,
    Y muere por el olvido.

    Marbella, 31 de Julio 2.010
    Evaristo B. Lozano

    ResponderEliminar
  7. vive la inteligencia y muere por el olvido...
    que bien defines el amor, es como el principe que viene y nos salva de todo, nos resacata y nos lleva con él al país de las maravillas.
    Tu entrega es maravillosa, con razón tienes ahí una respuesta de una gran amiga mía (demofila).

    Aplicar, aplicar, aplicar Alli se esconde el secreto....¿no crees?

    abrazos fuertes querido amigo.

    ResponderEliminar
  8. La fe sin obras parece que fenece. La fe comprende lo que es invisible y no está sometido a la debilidad de nuestros sentidos; traspasa los límites de la razón humana. La fe es virtud por la cual el hombre cree ser verdadero aquello que no siente ni entiende y se llega a la virtud con alas del amor; a la justicia en alas de la razón; al cielo en alas de la fe nos enseña la tradición. Para todo ello se necesita, además de los motivos de credibilidad, se necesita la gracia, el soplo que nos viene y un mucho de voluntad. Recordemos que hay tanta debilidad en la razón del hombre como miserias en su vida.

    La fe es el único asidero en el que puede uno agarrarse en los momentos de las nebulosidades de la razón. La fe nos puede levantar de todo ello. Por eso necesitamos conocimientos.
    Dejemos al pueblo su fe y sus costumbres religiosas. Ella es el alma de la sociedad y el fondo mismo de la vida humana. Creamos, esperemos y seremos fuertes.

    En nuestro jardín de la vida hay una flor necesaria, la de la fe, sin su crecimiento, otras muchas se marchitan, sobre todo, la de la felicidad.

    La conciencia es un gran poder; me fío más de ella que de todos los juicios de los humanos levanten. El sabio nunca vive sin alegría, y, esa alegría le viene de su buena conciencia que vale más que mil testigos y es el mayor libro de moral que poseemos.

    Hoy nos olvidamos de que para conocer nuestros deberes, cada uno debe apelar a su conciencia, a sus creencias. Conciencia nunca dormida, testigo pertinaz y nada deja sin castigo; pues la ley calla y el mundo olvida.

    ¿Por qué ahogar esta conciencia que nos advierte si hemos hecho bien o mal? Esa voz que el hombre escucha sale de lo íntimo de su alma, y no es, no, una ilusión.

    La conciencia se parece a ese mar que todos los días me quedo contemplando, sentado en la cálida arena de la orilla del ancón de Coral Beach y, que por violenta que sea la marea en superficie, lamiéndome las plantas de mis pies, en el fondo de mi/nuestro Mar Mediterráneo sigue tranquilo.

    Es nuestra brújula de lo desconocido. Es un soplo que reside en nosotros. Es nuestro mejor consejero y juez de nuestros actos. Es una almohada sobre la que se puede reposar el hombre y la mujer de bien. Es la voz de nuestro espíritu y esencia; y las pasiones son la voz de nuestras necesidades somáticas. Todo conlleva que somos PERSONA y de aquí emana toda esencia.

    Cerremos por ahora este momento: Sigamos; razonemos; nos admiremos por ello;
    debatamos, clarifiquémonos, creamos… ¡ que no es poco!
    Definamos lo que se debe creer y lo que se debe obrar. Un saludo

    ResponderEliminar
  9. el amor si se sabe regar es eterno es un guia de corazon abierto, sembramos la semilla cada dia y asi germina ese arbol repleto de bellos sentimientos y su fruta el amor verdadero besitos gaviota

    ResponderEliminar
  10. Paso a saludarte y a la vez a despedirme porque voy estar descansando en principio todo el mes de agosto.

    Solamente va a permanecer en activo Mis caricias del alma, para no dejar todos los blogs privados del roce de los amig@s. En el momento que alguien deje su sello, lo saludaré gratamente complacida desde la distancia.

    A mi regreso volveré a reencontrarme contigo haciendo acto de presencia, para seguir cultivando la fuente que nutre nuestra amistad a través del dialogo, cambiando impresiones al calor de la tolerancia, y en buena armonía como hasta estos momentos.

    Felicitaciones para todos aquellos que ya han disfrutado de sus vacaciones, como para quienes las están viviendo en estos días y han tenido la delicada atención de pasar a visitarme.

    Un cálido y afectuoso abrazo acompañado de una rosa blanca para ti amig@, por cada uno de los días que me encuentre ausente, ya que te llevo presente en el interior de uno de los archivo de mi corazón.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  11. Me quedo en este post, que no le había visto.

    Tu poesía tiene vida, tus versos tienen fuerza, demos amor gran luz de vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar